[portada] [contacto] [crónica] [galeria]

 


noticias
colaboradores
especial
peñas
enlaces
materiales
contacto
galeria
cronica
ganaderia



noticias


VALENCIA: Puerta grande para Pascual Javier

El segundo festejo en torno a la festividad de la Virgen de los Desamparados tuvo como protagonista al novillero valenciano Pascual Javier que logró cortar una oreja en cada uno de sus novillos y abrir así la puerta grande. El otro triunfador fue Victor Barrios que cortó una oreja en el que cerraba plaza. Juan Vicente se fue de vacío.

Fecha de emisión: 2011-05-08


Domingo 8 de mayo. Plaza de toros de Valencia. Novillada picada. Festejo en honor a la Virgen de los Desamparados. Casi media entrada. Se han lidiado tres novillos de Sánchez-Dalp (1º, 3º y 5º) y otros tres de Manolo González (2º, 4º y 6º) desiguales de presentación. 1º noble aunque deslucido al final de su lidia. 2º y 3º nobles y con clase que se apagaron al final. 4º y 5º nobles aunque justos de fuerzas y deslucidos. 6º noble y con calidad. Pesos: 473, 407, 430, 411, 483 y 446.

Juan Vicente, silencio tras aviso y silencio.
Pascual Javier, oreja en ambos.
Víctor Barrios, silencio tras aviso y oreja.

Valencia (Esp.).- La segunda novillada en torno a la festividad de la Virgen de los Desamparados, tuvo en el novillero Pascual Javier el triunfador del festejo, al lograr cortar un trofeo en cada uno de sus novillos y cruzar la puerta grande. Máximo premio a la voluntad, la entrega y las ganas que siempre puso por agradar al generoso público que presenció el festejo. Ante el primero de su lote, noble y con calidad, se lució con la capa a la verónica en los lances de recibo y en el quite por tafalleras. Después, tras un tercio de banderillas donde brilló de nuevo José Manuel Montolíu, le cuajó un trasteo en el que lo más destacado vino firmado sobre la mano diestra. Faena de entrega y honesta, en novillero, que le valió una oreja. Con el quinto, volvió a destacar en el manejo templado de capa, toreando a la verónica en el recibo y en el quite. Trasteo por ambos pitones, con altibajos pero lleno de voluntad, honradez y ganas, que taparon las carencias -también manifiestas- de un novillero aún bisoño. La estocada entera ayudó a la concesión de la oreja y la apertura de la puerta grande. Víctor Barrios logró cortar una oreja del que cerraba plaza. Su actuación en Valencia fue irregular, alternando destellos de su apostura torera y su concepto del toreo, con momentos más espesos, dispersos y deslucidos. Muy pendiente de componer la figura antes que torear logró ese trofeo gracias a la generosidad de un festivo público. Completó cartel Juan Vicente al que se le silenció la labor en sus dos novillos, estando más solvente en su segundo que en el que abrió festejo.

Texto: Alfonso Sanfelíu
Fotografía: Rafael MATEO



[volver | imprimir]